Este 12 de septiembre, en el 112 cumpleaños de la ciudad de Neuquén se inauguró el mural gigante que Dante Pinturerías obsequió a la ciudad.
En una mañana fresca nublada a orillas del río se fue reuniendo un número de ciudadanos, amigos, empleados municipales, funcionarios, artistas plásticos, familiares y colaboradores. El fresco que caracteriza la costa sumada a una brisa constante hacía prever un acto corto y frío.
La buena energía que se vivía en ese momento en ese lugar privilegiado de la ciudad con el Limay como testigo se vio finalmente acompañada por unos tímidos rayos de sol que entibiaron el mediodía.
Con la presencia de el Intendente Horacio “Pechi” Quiroga con su gabinete completo, Dante Scantamburlo titular de Dante Pinturerías y las artistas plásticas Petu de Mareca y Marianela Tisberger quedó formalmente inaugurado el mural gigante de Rio Grande.
Esta iniciativa nació de Dante Pinturerías en su 25 aniversario en el marco del lanzamiento de la renovación de la imagen de su marca.
“Esta es una obra maravillosa que todos los vecinos han podido ir disfrutando día a día viendo cómo las artistas iban trabajando sobre ella en un espacio tan importante y significativo como es nuestro Paseo Costero”, expresó el jefe comunal. Además, agradeció a creadoras del mural y a Dante Pinturerías por “ofrecer a la ciudad este arte que sabemos que en Neuquén hay mucho y del bueno”.
El propietario de la empresa auspiciante, Dante Scantamburlo, explicó que “queríamos homenajear a la ciudad en su aniversario por habernos acompañado casi tres décadas, es un regalo por ayudarnos a mantenernos vigentes”. Agregó que “siempre proclamamos el cuidado del medio ambiente a través de Pintino y nos pareció ideal regalarle la obra de dos artistas espectaculares para un espacio tan lindo como es el Río Grande”. Detalló que el mural fue realizado con pintura al agua y protegido con esmalte, “todos productos ecológicos”, aclaró.
Por su parte, Tisberger explicó que “a este trabajo que hicimos juntas lo hemos bautizado ‘Co-fluencia’, teniendo en cuenta esto de fluir juntos y el significativo nombre de la Confluencia que nos alberga”. Señaló la idea del “fluir parejo de dos artistas intentando que lo que se vea sea la obra de una sola artista y jugamos con esto del co-fluir de una empresa con la ciudad y su gente, la de co-fluir las energías para un objetivo común”.
Dijo que las técnicas y la paleta que emplearon tienen relación con el lugar en el que estuvieron llevando adelante su creación: “esta maravillosa ‘oficina’ con el Limay enfrente, que nos permite contemplar su fuerza y presencia”.
Por su parte, Petu De Mareca agradeció “la invitación para mostrar nuestra obra y el apoyo constante de los colegas de la ciudad”.
¿Vemos las fotos?