Contentos de que estábamos ganandole a uno de los rivales que nos había costado varias copas, con goles del Kun Agüero y Paulo Dybala, el árbitro sorprendió a todos expulsando a Lionel Messi y al chileno Gary Medel.

Si bien el equipo no bajó la cabeza y siguió jugando e intentando, fue un golpe fuerte para la moral del equipo.

Por suerte logramos la victoria 2-1, con un penal para Chile, que de todas formas no llego a igualarnos.

El capitán de la selección dejó muy en claro su opinión en cuanto al partido y explicó porque no quiso salir a recibir la medalla.

“Lamentablemente la corrupción y los árbitros no permiten que la gente disfrute el show”, Lio tuvo fuertes definiciones. “Esta Copa está armada para Brasil”, disparó.

No fui por todo un poco. No tenemos que ser parte de esta corrupción, de esta falta de respeto durante toda la Copa. Nos vamos con la sensación de que estábamos para más. Hicimos los dos mejores partidos del campeonato, fuimos en crecimiento y no nos dejaron estar en la final”.

Ésta nueva selección se perfila bien para la próxima Copa América y aún mejor para el Mundial. Foyth fue uno de los mejores descubrimientos, el defensor mostró sus habilidades, la velocidad y la calidad que tiene a la hora de quitar las pelotas.

Lo Celso, De Paul, Tagliafico, Paredes, Lautaro Martinez, Dybala, Pezzella y Suarez se perfilan para ser un muy buen equipo, en los últimos dos partidos los nuevos jugadores demostraron que con más tiempo serán capaces de llevarnos a la victoria en los próximos torneos.