Durante esta época es muy fácil agarrarse un resfrío, ya que el frío nos baja las defensas, además si tenemos que caminar entramos en calor por la cantidad de abrigo que nos ponemos y nos lo vamos sacando y eso nos va debilitando. Además hay que tener extra cuidado de cuando hay alguien resfriado cerca nuestro, debido a que es altamente contagioso.

Los síntomas que solemos tener cuando nos estamos por enfermar son estornudos, secreción nasal, picor o dolor de la garganta, dolor de cabeza, congestión nasal, ojos llorosos, tos, cansancio y una sensación de malestar general. Te puede llegar a doler todo el cuerpo y no tener ni ganas de levantarte de la cama. No es una enfermedad que dure mucho tiempo, pero hay que hacer reposo para que no se prolongue. Es difícil para algunas personas bajar un cambio y pasar dos o tres días en cama, pero si no lo hacemos la enfermedad se puede alargar y empeorar.

Hay algunas cosas que podemos hacer para evitar enfermarnos. Lavarnos las manos lo más seguido posible, porque es la forma más común de contagiarnos.

Debes prestar suma atención a los síntomas del resfriado, pero evita tomar antibióticos que no sean recomendados por un médico, los resfriados y la gripe son causados por virus y los antibióticos son para las infecciones causadas por bacterias.

Durante estos días, si te duele mucho la garanta podes tomarte un té con una cucharada de miel, te ayuda mucho con la tos. Además te aconsejamos que bebas muchos líquidos. Bebe agua, tés, zumos y caldos. Nada de alcohol. Las bebidas calientes como el té de hierbas te ayuda porque calienta tus vías respiratorias, lo que ayudan a aliviar la congestión.

Espero que este invierno podamos combatir a los gérmenes y no enfermarnos, y poder disfrutar todos los días sintiéndote bien.