Como era de esperarse Paulo Londra la rompió con su show en el espacio Duam.

Desde muy temprano, los alrededores del Duam se colmaron de adolescentes y madres que con mucha paciencia hicieron guardia para conseguir un buen lugar en el show. Muchos llegaron a las 8 de la mañana y esperaron sobre calle Zeballos, donde se ingresaba al predio. Otros lo hicieron cerca de las 2 de la tarde y otros ni siquiera durmieron para tener a su artista muy cerca.

El show comenzó con los teloneros: Lit Killah, luego Leones con Flow.

A las 20hrs salió el trapero y más de 15 mil fans cantaron los temas de Homerun. Más de una hora y media, sólo de Paulo Londra, en un festival de tres horas.

Con atuendo sencillo y con mucho hermetismo por su llegada, el trapero de 21 años recorrió su disco «Homerun» en la gira que lleva su nombre, y cautivó a todos con su carisma y tonada cordobesa.

Poco antes de finalizar su show, Paulo mostró su pasión por el básquet e invitó a Nahuel al escenario, un chico de 12 años que estaba desde las 2 de la tarde en el predio junto a su mamá y unos amigos. Emocionado y con lágrimas en los ojos, el adolescente del barrio Loteo Social embocó en el aro, tras cuatro intentos, y el público estalló de alegría.

Eso no fue todo, también se animó a pedirle una selfie solo y con el público y un autógrafo. Feliz, el fanático del trapero se bajó del escenario con un buzo, la pelota de básquet firmada, un abrazo y una super selfie.

Una vez terminado el show, Nahuel quien cursa el 7º grado de la escuela Dante Alighieri se convirtió en la nueva estrella de la noche. Muchos jóvenes se acercaron para felicitarlo y tomarse fotos con quien tuvo la suerte de subir al escenario y compartir unos minutos con su artista.

Acá les dejamos la entrevista que le hicieron en el canal de 24/7 Neuquén a Nahuel una vez finalizado el show.