La nueva tendencia para los vestidos de novia se llama ombré, y consiste en diseños blancos o crudos con un barrido de color en la parte de abajo del vestido.

Esta tendencia rompe con la típica tradición del vestido blanco, agregando un poco de color. Además es una buena idea para combinarlo con toda la temática de tu boda… Si eliges un estilo ombré rosa, puedes tener rosas rosadas ese día como centro de mesa, por ejemplo, o puedes optar por un turquesa y que la temática sea algo relacionado con el agua… Además le das un poco de actitud a tu vestido.

¿Te animarías a usar esta tendencia?