Al parecer éste fue el caso de una de las nuevas películas argentinas”Solo se vive una vez”.

Con muchos actores conocidos como Peter Lanzani, la China Suárez y Darío Lopilato, a actores de renombre como Luis Brandoni y Pablo Rago, y a figuras extranjeras como el francés Gérard Depardieu o los españoles Santiago Segura y Hugo Silva para una comedia de enredos con generoso presupuesto, dirigida por un especialista en escenas de acción como Federico Cueva. Era la receta para un {exito seguro, pero al parecer se queda corta. Las críticas a éste film no fueron muy positivas que digamos.

El problema es que la historia, concebida por cinco guionistas, carece de mayores atractivos y la puesta en escena nunca alcanza la fluidez, la gracia, la consistencia. Demasiado absurda para ser tomada en serio dentro de los géneros como el thriller y demasiado forzada para funcionar en el terreno de la comedia hollywoodense. Se queda corta para el lado que la mires.

La historia trata sobre Leo (Lanzani) es un estafador de poca monta perseguido por tres asesinos a sueldo (Depardieu, Segura y Silva), que se hará pasar por rabino en el seno de una comunidad liderada por el patriarca Mendi (Brandoni).

Así y todo no logró sorprender ni atrapar a los espectadores para ser una película taquillera.