El actor Macaulay Culkin, que interpretaba a Kevin McAllister, el travieso y divertido hijo menor de la familia, que solía ser olvidado en casa, en las películas de «Mi pobre angelito», vivió una infancia muy complicada que lo llevó a sumergirse en el alcohol y las drogas, motivo por el cual casi termina preso en el 2004.

Por este rol, él alcanzó la fama a una corta edad lo que es muy dificil para varios niños en ese mundo, mucha plata y muchas tentaciones al alcance de su mano.

En sus últimas apariciones públicas, se lo vio completamente desmejorado: muy flaquito, con la mirada triste y con el pelo y la barba descuidados. Pero parece que ha cambiado bastante y va por un mejor camino.

Por suerte Hollywood le dio una nueva oportunidad. Junto a Brenda Song protagonizará la película «Changeland», basada en el viaje de dos amigos que descubren aquellas pocas cosas de la vida que realmente valen la pena, y para él hizo un cambio rotundo en su imagen. Macaulay fue visto a la salida de un restaurante de Los Ángeles con su compañera y sorprendió al mundo con lo bien que luce, volvió a ser el niño que conquistó a todos con sus travesuras.

En el año 2014 se veía así:

Y ahora luce así:

Esperemos que ésto sea un nuevo comienzo para el actor y logre mantenerse como está ahora que se lo ve muy bien. Se nota que aprecia la nueva oportunidad que le está dando ésta gran industria que es Hollywood, ya que no es fácil volver.

Vamos por más, tal vez luego de éste trabajo vuelva a ser considerado para otras películas en distintos roles.