Cuando empezas una nueva relación parece que todo es color de rosa, esas primeras citas, la ansiedad por volverse a ver y darse un beso, agarrarse de la mano, mirarse a los ojos, los encuentros sexuales son fogosos y no podes dejar de disfrutar el momento. Esa sonrisa que se te sale de la cara cada vez que te llega un WhatsApp, cada vez que te pone like en alguna publicación, esas ganas de hablar todo el día de cualquier cosa.

Pero también esta ese miedo de estará viendo a más gente, le dirá lo mismo a las otras, le gustaré tanto como él me gusta a mí, a donde está yendo esta relación, solo quiere sexo o es algo más.

No es fácil volver a empezar y dejarnos llevar sin dejar que nuestros pensamientos nos saboteen este nuevo comienzo de lo que podría ser una hermosa relación, o poder disfrutar de lo que sea que esté sucediendo. Si bien hay relaciones que no son sólo que cuestión de piel y nada más, y solemos confundirlas con amor, cada persona que pasa por nuestra vida nos deja una enseñanza, asi que hay que vivir el momento sin pensar tanto y darle tanas vueltas a las cosas.

Si te gusta, déjate llevar, disfruta y dale una chance a ese corazón a que se vuelva a enamorar.