Hace 25 años, La Bella y la Bestia se convertía en el primer film animado en competir por el Oscar a mejor película.

El clásico de la animación está de festejo. La bella y la bestia, cumplió 25 años desde su estreno y la Academia de Hollywood le rindió su homenaje. Estuvo presente gran parte del elenco, incluida Angela Lansbury, que dijo que su papel de la señora Potts, fue «uno de los más importantes» de su extensa carrera cinematográfica.

«Recuerdo perfectamente el momento en que Alan Menken (compositor) y Howard Ashman (letrista) me llamaron para ofrecerme el personaje», explicó la dama británica, de 90 años, ante un atestado teatro Samuel Goldwyn, en Beverly Hills. «No sabía quiénes eran, pero me llamó la atención la idea de interpretar a una tetera. Me cantaron la canción original, «Beauty and the Beast», aunque con un tono mucho más rockero. Y pensé: Esto es raro. Déjenme trabajar con ella. Me puse manos a la obra para idear algo más realista», agregó. El resto es historia: La bella y la bestia fue el primer film animado – «para chicos» como se solía explicar hace décadas- que compitió por la estatuilla a la mejor película. Un logro al que años después se sumó Up, una aventura de altura (2009).

Lansbury acudió a Nueva York y grabó el tema -que ganó el Oscar a la mejor canción original en 1992- Subió al escenario y cantó la versión que había preparado. Sólo necesitó una toma para quedar satisfecha, la misma que aparece a mitad del film cuando comienza a surgir el romance entre los protagonistas.

Para Lansbury, la clave del éxito de La bella y la bestia residía} en su «estupendo guión» (de Linda Woolverton, Brenda Chapman y otros siete escritores), la «maravillosa música» y la «animación extraordinaria» para aquella época.

En el mismo orden, otra de las figuras fue Gary Trousdale, director de la cinta junto a Kirk Wise. «Han pasado 25 años y la gente sigue amando la película como el día en que se estrenó -dijo a EFE el cineasta-. Sólo intentábamos acabarla a tiempo, hacer una historia buena e inteligente. Sabíamos que teníamos canciones magníficas a cargo de Alan y Howard. Te diré un secreto: a mí no me gustan los musicales, pero supe inmediatamente que aquellas canciones eran especiales», manifestó Trousdale. El cineasta destacó especialmente la escena del salón de baile, «un hito de la animación». «No sabíamos si iba a funcionar, así que teníamos un plan B por si acaso. Fue algo nunca visto antes», declaró.

Disney prepara por estos días una versión con actores de La bella y la bestia, dirigida por Bill Condon y protagonizada por Emma Watson, Dan Stevens y Emma Thompson en el papel de la señora Potts.
«Les aconsejo no tomarse el proyecto muy en serio -comentó Trousdale-. Cuando nos decantamos por Robby Benson como la voz de la bestia, fue porque tenía un gran humor. Era capaz de ser aterrador, amenazante, dramático… pero también muy divertido. Espero que no lo hagan muy oscuro y le den un corazón al personaje», indicó.