Cada año, el día 17 de febrero, se conmemora el ‘Día del Juego Responsable’, que tuvo su origen en el año 2008 con la celebración de la primera edición organizada por la European Gaming and Betting Asociation (EGBA). 

En esta fecha se busca promover la reflexión sobre los buenos hábitos de juego y difundir las herramientas de orientación al apostador y su entorno familiar.

El objetivo es dar a conocer las experiencias de prevención y orientación, dirigidas a las personas cuyo juego se ha vuelto problemático y a la comunidad en general, reafirmando el compromiso social de las empresas concesionarias que operan en diferentes provincias del país y de los institutos de loterías en la promoción del juego saludable.

En el marco de la Responsabilidad Social asumida, la Lotería de Río Negro a través del Programa de Juego Responsable impulsa un conjunto de principios y prácticas organizadas dirigidas a la prevención y reducción del riesgo del juego patológico. Este programa promueve una forma de juego controlada, segura y protegida.

Para Emprendimientos Crown S.A. (Casinos del Río) el Juego Responsable y la prevención de la ludopatía son una estrategia prioritaria dentro de sus políticas y su propósito es comunicar mensajes y desarrollar acciones que provean de conocimientos adecuados acerca de los riesgos y consecuencias que implica para la salud de las personas el juego realizado en exceso; y también que faciliten el desarrollo de actitudes y conductas que tiendan hacia la salud, generando prácticas saludables.

Para información y orientación a jugadores o familiares con problemas, la empresa ha diseñado un sistema de autoexclusión voluntaria para quien lo solicite, y cuenta con una línea telefónica gratuita 0800-666-8242.

Casinos del Río y Fundación WGM implementaron un código QR instalados en todos los puestos de juego de las salas que la empresa opera en la provincia de Río Negro y facilita al usuario el acceso de forma directa a toda la información sobre juego responsable.

Las actividades de Juego Responsable deben ser una apuesta seria y una práctica integral de las operaciones cotidianas de todos aquellos que interactúan en la industria de los juegos de azar.