Jimbo es un oso que tiene 22 años y pesa 635 kilos. Cuando era cachorro quedó huérfano y fue rescatado por Jim, un humano que se hizo cargo de él durante todos estos años. Ahora vive en el Orphaned Wildlife Center, donde juega y le hace mimos a Jim.

Es increíble el amor fiel que tienen los animales, sobre todo cuando son rescatados y cuidados con mucho amor y cariño. Ellos te dan el amor más puro, y es hermoso ver estas historias, cómo algunos seres humanos salvan a estos animales de ser cazados y les dan la mejor vida que tienen a su alcance.

Aca les dejamos un video para que mueran de ternura: