Uno de los errores más comunes que cometemos las mujeres en la cama es pensar en nuestra contextura física, nos desconcentramos en si nos está mirando la panza, esos kilitos de más, lo gordas que están nuestras piernas.

Esto nos impide disfrutar plenamente del acto sexual, de llegar al orgasmo, pensando que nuestra pareja está prestando atención a esos detalles que solo nosotras nos vemos, al ser tan exigentes con nuestro propio cuerpo. Nuestro hombre a veces está un poco pasado de peso y nosotras no pensamos en eso, no lo vemos así ya que el sexo va más allá de nuestro físico.

Los hombres quieren que nos dejemos llevar durante el juego sexual, y no ven los problemas físicos que nosotras nos vemos. A ellos lo que más les atrae es una pareja que muestre energía y entusiasmo durante el acto sexual.

El sexo no puede salir bien si ambas partes no están involucradas al 100% en este, ya que la otra persona siente esa desconexión y no es tan divertido ni gozadero. Los hombres se dan cuenta cuando nosotras nos desconcentramos y creen que es por algo que ellos están haciendo mal, y no todos son tan abiertos como para preguntar, por lo que al final ninguno de los dos disfruta.

Es por eso que te aconsejo que te olvides de tu físico y dejes llevar por la situación y disfrutes del sexo con tu pareja, ya que él te ama como eres.