Durante la última década, el running se consagró como el deporte de mayor crecimiento. Se estima que solo en 2015, medio millón de argentinos fueron parte de alguna maratón.

La participación femenina en estos eventos viene creciendo a pasos agigantados. De acuerdo a datos brindados por la Asociación Civil Carreras y Maratones Ñandú, organizadora de la Maratón de Buenos Aires, en seis años las mujeres pasaron de tener un 5% de participación, a representar un 45% en las carreras 10K y un 32% en las 21K.

La principal fuente de divulgación del running parece ser el boca en boca: unirse a aquella amiga que pasó a verse mucho mejor en pocos meses y que se muestra encantada con los beneficios de una actividad tan accesible. Ahora ellas están más dispuestas a autodesafiarse deportivamente.

Las corredoras deben considerar que comer menos de lo necesario no sólo resta energía, también afecta los ciclos menstruales, por lo tanto, hay que seguir una dieta balanceada. Además, se aconseja que presten especial atención a sus pies y articulaciones, por lo que deben tener las zapatillas adecuadas para este tipo de deporte.

Las marcas están respondiendo rápidamente a este fenómeno global. Adidas, acaba de lanzar un modelo diseñado para mujeres y especialmente pensando para las amateurs: las PureBOOST X, con un diseño especial que además de contener el pie y prevenir lesiones, devuelve la energía en cada paso gracias a la tecnología BOOST.