La gran mayoría sabemos que el Aloe Vera es una planta bastante curativa, que te la puedes poner en lastimaduras y que funciona muy bien en el acne.

Pero no todos estamos al tanto de los beneficios que tiene tomar jugo de ésta planta. Por eso acá te contamos sus beneficios y como hacerlo en tu casa.

El Aloe Vera está cargado de antioxidantes y vitaminas, y tiene el poder de ayudar a nuestro cuerpo en numerosas formas, especialmente si lo consumimos como una bebida.

  1. Nos ayuda a controlar nuestro peso. Debido a que su jugo contiene muchos beneficios para la digestión y desintoxicación, ayuda al cuerpo a mantener un peso estable. Cuando tus órganos funcionan óptimamente y tu cuerpo está eliminando desechos más eficientemente, tus niveles de energía aumentan, y tu metabolismo también lo hace.
  2. El mejor de todos es que te ayuda con la digestión. Esta planta anti-inflamatoria también tiene un efecto calmante en el estómago y los intestinos, ayudando con problemas como la acidez estomacal y el estreñimiento. Además, está demostrado que aumenta la bacteria saludable en el intestino.
  3. Te ayuda a fortalecer tu sistema inmunológico, ya que las hojas del Aloe poseen un gel con antioxidantes, vitaminas, minerales y aminoácidos. El Aloe Vera además alcaliniza el cuerpo, manteniendo un ácido alcalino balanceado, reduciendo por ende la inflamación y aumentando la inmunidad.
  4. Se dice también que es un adaptógeno, lo que significa que ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés. Incorporar esta bebida en tu dieta puede balancear tu estado de ánimo, calmar tus nervios, y reducir el estrés.
  5. Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas gracias los polifenoles que tiene la planta. Además consumir jugo de Aloe baja los niveles de colesterol, la presión arterial alta y mejora la circulación de la sangre en el cuerpo.
  6. Ya sabemos que aplicando directamente en los granitos la sábila nos ayuda a mejorar la piel, tomarla como jugo tiene resultados aún mejores. Los antioxidantes de la planta ayudan a combatir los radicales libres que envejecen la piel, y su jugo contiene hormonas naturales que impulsan al crecimiento de nuevas células y producción de colágeno.
  7. Las vitaminas, minerales, y aminoácidos que se encuentran en el áloe vera, ayudan a mejorar las funciones del hígado, ya que es un excelente desintoxicante, llevando mucho de esos elementos que tu cuerpo necesita para purificarse y funcionar a la perfección.

Si tenes tu propia planta de Aloe Vera o conoces a alguien que te pueda prestar un par de hojas, acá te dejamos los pasos a seguir para hacer tu propio jugo.

  1. Corta con un cuchillo bien afilado algunas pencas (hojas carnosas) de una planta de Aloe Vera. Trata de cortarlas bien en la base, pero sin lastimar a las demás hojas que quedarán en la planta.
  2. Corta en primer lugar las hileras laterales de pequeñas espinas.
  3. Lava cuidadosamente las hojas.
  4. Pela la cáscara o corteza de las pencas y échalas a la basura.
  5. Asegúrate de quitar la capa amarillenta que está debajo de la corteza, pues esta parte puede resultar irritante e incluso causar diarrea y molestias al estómago. Además resulta muy amarga.
  6. Reserva solo los cristales, es decir la sustancia gelatinosa transparente que se encuentra en el interior de las hojas.
  7. Coloca el gel de Aloe Vera en una licuadora, batidora o procesadora.
  8. Agrega a la preparación una porción de jugo de alguna fruta cítrica.
  9. Continúa licuando unos instantes más, hasta obtener una consistencia homogénea.

Podes endulzarlo con miel y guardarlo en la heladera en un recipiente hermético hasta una semana mientras lo consumes.